Cosas de la vida..

Algunas veces la vida se pone patas arriba y te zarandea con sus zarpas, arañando el alma... Tal vez sólo han sido rasguños lo que tengo, pero no obstante aun siguen sin cicatrizar.
Cada día intento curar estas heridas con el amor de los que me lo dan y con las buenas intenciones de mi alma que a veces se queda aletargada y no contesta...
A los que seguís este blog deciros que de vez en cuando reanudaré la actividad, así que iros pasando por aquí...
Gracias

1 comentario:

Feliz dijo...

Sí Natalia, la vida zarandea, a veces flojito, otras, duramente, lo importante es que los rasguños o las heridas profundas se curen para siempre sin dejar marca alguna. Ánimo q tú puedes. Un beso fuerte desde Uviéu.